25 feb. 2017

El ser humano nace sin centro de gravedad. Silo 1975.

El ser humano puede funcionar como funcionan las especies animales. El puede vivir toda su vida preocupado por cosas externas. El ciertamente puede morir dirigido solo hacia esas cosas que puede percibir por sus sentidos. Así puede pasarse toda su vida sin la creación de un centro de gravedad.

Nosotros decimos que el hombre nace sin un centro de gravedad, que su centro de gravedad es provisorio, este centro de gravedad es su cuerpo. Nosotros decimos que sin un centro de gravedad nada puede ser permanente. Es solo el hombre quien puede lograr permanencia dentro de sí mismo. Y esto solo puede ser adquirido por las instancias de un trabajo interno o por las instancias de un gran amor aún cuando ellos no hayan conocido grandes teorías sobre formas de trabajo interno; Y ese trabajo interno o gran amor interno ha producido unidad, ha roto contradicciones…

Supongamos que yo puedo hacer desaparecer mi cuerpo quedando solo un conglomerado de energía. Entonces una parte de la energía se irá a la calle y la otra parte se irá en otra dirección. Supongamos que nosotros llamamos alma a esta energía, y que esta alma mía está llena de trenes en direcciones opuestas. Entonces, si yo quiero, esa energía se dispara en diferentes direcciones, de tal manera que nosotros no podemos hablar de inmortalidad o cosa similar. A la disolución del cuerpo le correspondería la disolución de la energía. Mientras mi cuerpo sirve como centro de gravedad a esa energía, esa energía permanece unida. Pero si yo quito el cuerpo, esa energía se disipará. Cuando nosotros hablamos del centro de gravedad, nosotros hablamos de cierta forma que nos permite armonizar esa energía y hacerla ir hacia una dirección central, no hacia fuera. Si yo fuera un hombre practicante de una religión externa, todas mis tendencias se dirigirán hacia Dios, el cielo y cosas externas. Si quito mi cuerpo, la energía también se irá en esas direcciones; Nosotros no tenemos unidad interna, nosotros no tenemos un centro de gravedad.

Nosotros estamos preocupados en crear ese centro de gravedad. Nosotros hemos dicho antes que la energía puede llegar a ser más densa hasta formar cuerpos sólidos. Y ahora decimos que la energía que circula alrededor de nosotros puede lograr mayor solidez a través del trabajo interno, puede adjudicarse su propio centro, eso que nosotros llamamos espíritu. Todos los seres vivientes, aún los minerales tienen esa energía. Energía en movimiento o lo que la gente de antaño llamara alma, nosotros podríamos llamarle campo energético. Parece ser que en el ser humano existe la posibilidad del pensar y del sentir sobre uno mismo, hecho diferente que el caso de la planta y del mineral, los cuales dependen de cosas externas. Parece ser que en el ser humano algo puede revertirse sobre sí mismo; Y por lo tanto es en el ser humano donde esa energía puede generar un centro creativo

21 feb. 2017

2005 - ¿Cómo se expresa la espiritualidad en los jóvenes?

Pregunta: En estos momentos cómo sería, o cómo se expresa la espiritualidad en los jóvenes, o ¿cómo podríamos llegar a ellos?
Negro: Yo creo que tanto los jóvenes igual que los viejos tienen problemas, y muchos, pero uno de los problemas grande de los jóvenes es que el mundo de adultos ha estado poniendo presión sobre ellos, presión sobre ellos.
Y llegar a la espiritualidad profunda de los jóvenes y demás, es, en contacto con ellos, trabajar una experiencia y no una teoría, sino tendrás que hacer unos estudios, y unos trabajos, y unas cosas, que si se visten de negro o de marrón, si les gusta el rock o el bolero, si..., no terminamos más con la analítica sobre una generación. Nos vamos a entender con ellos participando de una experiencia. Y si no forzamos nada, no tratamos de dirigir nada, no tratamos de orientar procesos, todo andará. Y habrá una gran diferencia en la relación entre los más ancianos y nosotros respecto de los jóvenes, habrá una gran diferencia. Y ellos lo percibirán como muy diferente, ese comportamiento, que para ellos es lo que decide, el comportamiento, más que lo que se dice.
La gente adulta se comporta de este modo... y no me importa lo que digan, se comporta de este modo... y eso no me gusta, yo voy por las mías. ¿Y estos tíos raros?, estos se comportan de modo distinto que la gente adulta. No tratan de manipular, no tratan de dirigir, no tratan de orientar... Colaboran, tratan de compartir una experiencia nomás.. Yo como dulce, ¿quieres un pedazo de dulce? Yo hago una experiencia, si quieres hacemos una experiencia. ¿Y con eso qué?, y con eso muchas cosas. Y entonces, verás cómo la gente joven va a estar con otra gente en estos menesteres, va a estar con otra gente. Pero si vas a tener que hacer un tremendo estudio sobre lo que pasa con la gente joven, cómo llegar a ella, es un problema Invítala a participar de una experiencia. Puede ser que te acompañen a esa experiencia.
Es que a la gente joven no le interesa nada. No digas eso, no digas eso... hace como que no le interesa nada porque hay una dialéctica generacional cada vez más virulenta que se ha terminado convirtiendo en abismo generacional. Bueno, en la dialéctica, por lo menos la gente se pelea, pero estos ya ni se pelean, es una barrera de silencio.

Yo creo, intentar una experiencia. Pero no vamos a entender el mecanismo de las nuevas generaciones... ¿y para qué quieres entender ese mecanismo?, ¿para manipularlo?, ¿para qué?
Tenemos que entender cómo funciona la gente joven para poder... y tú tienes la solución al problema. ¡Claro!, mira el mundo que hemos creado, mira el mundo que hemos creado, ¿y te indignas porque ellos no quieren participar de este mundo que hemos creado? Y... un poco de autocrítica nos va a venir bien. Un poco, no es cuestión de mortificarse, que tampoco tú has creado este desastre..., un poquito (risas), un poquito. Algo hemos hecho, o hemos dejado de hacer para que pase lo que pase. "Bueno, pero yo lo único que hago es votar a..." Ah sí, es votar, (risas), bueno, bueno. Esos son los malos los que manejan las cosas. Esos malos están haciendo lo que tú quieres. Entonces algo no funciona bien, porque si tú vas en esa dirección los llamados malos van a terminar haciendo lo que tú apoyas, lo que tú apoyas. Acá un poco de autocrítica no nos va a venir mal, pero suave, no hay por qué mortificarse, es como con el Yo, tanto lío con el Yo uno se queda jodido, (risas), se queda inmovilizado y tanto con los desastres que uno es cómplice... y que... ¡bueno! Pero un poquito... Así como uno se mira en el espejo para verse las arrugas, las cosas..., también uno se mira un poquito y dice, "bueno, yo algo tengo que ver con este lío y sí, algo tengo que ver, y no le reclamo tanto a las nuevas generaciones.

20 feb. 2017

El sentido de la vida

tomado de: Nota 4 de "El Libro de La Comunidad" sobre el Sentido de la Vida

  1. El ser humano tiende al logro de lo que cree que es su felicidad; 
  2. El dolor y el sufrimiento se oponen a esa felicidad; 
  3. El dolor es físico y su retroceso depende del avance de la sociedad y de la ciencia, mientras que el sufrimiento es mental y su retroceso depende del sentido de la vida que se tenga; 
  4. Se sufre por vivir situaciones contradictorias, pero también por recordarlas y por imaginarlas a futuro. Esas formas, son llamadas las "tres vías del sufrimiento"; 
  5. Puede haber provisionales "sentidos" de vida que permitan sobrellevar distintas etapas de la existencia, pero todos ellos están sometidos a esta definitiva verdad: "La vida no tiene sentido si toda termina con la muerte"; 
  6. El verdadero sentido de la vida surge con el reconocimiento de que no todo termina con la muerte. Este reconocimiento, permite romper las tres vías del sufrimiento, dando unidad y dirección al ser humano. La vida sufre una conversión total y los problemas cotidianos aparecen con la dimensión de problemas superables en el camino del aprendizaje y perfeccionamiento; 
  7. El reconocimiento de que no todo termina con la muerte, o lo que es igual, de la trascendencia mas allá de la muerte admite las siguientes posturas: a) La evidencia indudable (aunque sea indemostrable e intransferible a otros), dada por la propia experiencia; b) La simple creencia dada por educación o ambiente como si fuera un dato indudable de la realidad; c) El deseo de poseer la experiencia o la creencia; d) La sospecha intelectual de la posibilidad de supervivencia sin experiencia, sin creencia y sin deseo de poseerlas; 
  8. Esas cuatro posturas y una quinta que niega toda posibilidad de trascendencia, son llamadas " los cinco estados del sentido de la vida". Cada estado admite, a su vez, distintos grados de profundidad o definición. Tanto los estados como los grados son variables, pero en un momento dado de la vida, permiten definir la coherencia o contradicción de la propia existencia y, por tanto, el nivel de libertad o sometimiento al sufrimiento. Esto es, además, un punto practico, porque se puede examinar cualquier momento de la vida pasada ubicandolo en el estado que le correspondía, comprobando como la vida se organizaba de acuerdo a él. Lógicamente, ese examen vale para comprender el momento actual; 
  9. Cualquiera sea el estado y el grado en que se encuentra una persona, puede avanzar o profundizar en él, merced al trabajo sostenido en la dirección que propone [el mensaje de Silo]

19 feb. 2017

Los temas de la Fuerza, el Centro Luminoso, la Luz Interna, el Doble y la Proyección de la energía

Tomado de: 
Explicaciones de La Mirada Interna, 1980.
 SILO. SEMINARIOS ESPAÑA. Noviembre 1980

Los temas de la Fuerza, el Centro Luminoso, la Luz Interna, el Doble y la Proyección de la energía, admiten dos interpretaciones diferentes.
Primera: Considerarlos como fenómenos de experiencia personal y por tanto, mantenerlos en una relativa incomunicación con aquellos que no los han registrado, limitándolos, en el mejor de los casos, a descripciones más o menos subjetivas.
Segunda: Considerarlos dentro de una teoría mayor que los explique claramente, sin apelar a la prueba de la experiencia subjetiva.
Si se procede de acuerdo a la primera postura, las experiencias pueden ser relacionadas con aquellas que a su vez describen otras per­sonas y con explicaciones que no pueden tener carácter de sistema ra­cional. Por ejemplo, la Fuerza puede decirse desde esta postura, la Fuerza, es la energía vital del cuerpo que actúa en continua dinámica. Ella pone en marcha distintas funciones. De ella deriva la acción, la emoción, la idea y la percepción de una realidad superior. Esta energía es capaz de exteriorizarse del propio cuerpo, produciendo fenómenos de acción sobre el mundo físico, así como los produce sobre el propio cuer­po al animarlo. Al sobrevenir la muerte, la Fuerza se va evanesciendo o ­continúa su desarrollo fuera del cuerpo en niveles cada vez superiores hasta configurar una entidad también superior. Esta desaparición por ­desintegración, o esta continuidad por concentración, depende de la suma de actos contradictorios o unitivos que el ser humano realiza en su vi­da.
A la Fuerza se la puede relacionar con lo que en las religiones se ha llamado alma. A la fuerza capaz de concentrarse y trascender en una dirección evolutiva, se la puede relacionar con lo que las religiones han llamado espíritu.
El doble no es sino la fuerza externalizada en vida o después de la muerte, en la medida en que recibe y produce efectos en el mundo coti­diano, aunque con una mecánica que le es particular y modificando generalmente las características aceptadas del espacio y del tiempo.
La Luz Interior es la experiencia que se produce cuando la fuerza se concentra en alguna zona del cerebro energetizándolo y haciendo que trabaje en un nivel más alto de su conciencia mecánica. También aparece como experiencia en el momento de la muerte si su grado de concentración es adecuado.
El Centro Luminoso se refiere a algún punto del sistema nervioso de difícil precisión que es actuado por la Fuerza, pero también a un fe­nómeno externo, del cual proviene toda la fuerza de los seres vivos y ha­cia el cual se orienta el doble, si ha logrado unidad en el momento de la muerte.
Consecuencias prácticas de esta postura: Lógicamente, podrá tenerlas para quien reconozca experiencias en estos casos, o una fe firme y­ sin duda alguna.
Y ¿Qué tipo de consecuencias? : Una será, que la vida tendrá un sen­tido más allá de la muerte. Otra, que al tenerlo, las acciones que se rea­licen no serán indiferentes ya que algunas se alejarán de la posibilida­d de supervivencia y otras, las garantizarán. En tal sentido, surgirá una moral, una actitud frente a la vida y una posición frente al mundo, a es­ta postura podemos llamarla mística y estará animada de un fuerte sentimiento religioso, encaminado a la trascendencia aún cuando la idea o la creencia acerca de un dios, no aparezca definida en ese con­texto.
Segunda postura: como hemos dicho, no se basa en experiencias internas intransferibles sino en un sistema teórico mayor que las explica: es una abreacción motriz que se produce catárticamente en determinadas condiciones experimentales como en el caso del gran pasaje, también empíricamente, la han podido liberar gentes sin conocimiento de su mecánica, atribuyendo sus manifestaciones a entidades cuya existencia no puede probarse. Se admite el fenómeno pero no la interpretación que esta postura califica de indemostrable en el caso de las interpretaciones místicas. En cuanto al doble; no se trata de la exteriorización del alma de los antiguos sino del espacio de representación que se configura en la sumatoria de los impulsos cenestésicos y que duplica como representación la percepción del propio cuerpo. En caso de probarse la existencia de los fenómenos paranormales; no se tratará de proyecciones del doble en sentido místico sino de fenómenos de percepción, de acción a distancia, producidos por variaciones en el tiempo y en el espacio del espacio de representación. La luz interior a su vez, acompaña a los objetos mentales emplazados en los espacios altos de representación así como la oscuridad corresponde a los bajos espacios de representación, esto debido a tres factores cuando menos: 1.­- La proxi­midad o alejamiento a la zona del espacio que se corresponde duplicadamente con los centros de visión ocular 2.-­ A fenómenos de memoria asociados con la luz en lo alto y a la oscuridad en lo bajo 3.-­ A la sobrecarga de con­tenidos fijados que al liberarse por un proceso transferencial, reorientan la energía síquica en la dirección de los altos espacios próximos a los centros oculares, produciéndose un fenómeno mecánico de luz y numerosas con­comitancias de reacomodación síquica.
Consecuencias prácticas de esta postura: La teoría de operativa que permite tratar con su modo característico los temas que hemos tocado, es de todas maneras mucho más amplia y brinda un panorama bastante completo en cuanto al conocimiento y la práctica de los procesos mentales y su dirección. Tal teoría lleva necesariamente a preguntas por el sentido de la vida desde el punto de vista de su utilidad cotidiana. Esta posición, puede llegar a concebir una orientación trascendente de la vida, no desde el punto de vista de la fe, sino de su utilidad para el equilibrio y desarrollo de la vida síquica y de la vida en general.
Las dos posturas que hemos considera­do, pueden derivar igualmente del estudio de La Mirada Interna y completar­se a la luz de otros trabajos como los expuestos en operativa, en el libro de Autoliberación. Llegando a este punto de equivocidad, es legítimo que alguien se pregunte. Pero finalmente ¿cuál es la postura del autor de tal libro? El autor­ entonces puede declarar sin rodeos, él personalmente adhiere a la postura mítica, pero como tal postura es intransferible, adecua sus explicaciones al lenguaje de la teoría sicológica, dejando abiertas desde allí las puertas a la trascendencia.
De manera que si algunos tienen fe o experiencia y otros razonan cabalmente, de todas maneras llegarán a la conclusión de que la trascendencia es útil porque da sentido a la vida, al abrir un futuro que la muer­te definitiva cerraría en el absurdo.

5 feb. 2017

La crisis de civilizaciôn y dos escenarios de soluciôn



Extracto:
¿Y cómo es este proceso de crisis?, ¿hacia donde apunta? En las diversas cartas se ejemplifica sobre un mismo modelo. El modelo de sistema cerrado. Este comenzó en el surgimiento del Capitalismo. La Revolución Industrial lo fué potenciando. Los estados nacionales, en manos de una burguesía cada vez más poderosa, comenzaron a disputarse el mundo. Las antiguas colonias pasaron de las testas coronadas a manos de las compañías privadas. Y la banca, comenzó su tarea de intermediación, de endeudamiento de terceros y de apoderamiento de las fuentes de producción. Ya la banca financió campañas militares de las burguesías ambiciosas, prestó y endeudó a las partes en conflicto y casi siempre salió gananciosa de todo conflicto. Cuando aún las burguesías nacionales se planteaban el crecimiento en términos de explotación inclemente de la clase trabajadora, en términos de crecimiento industrial, en términos de comercio, siempre referenciando como centro de gravedad al propio país que manejaban, ya la banca había saltado por encima de las limitaciones administrativas del Estado nacional. Llegaron las revoluciones socialistas, el crack bursátil y las reacomodaciones de los centros financieros, pero estos siguieron en crecimiento y concentración. Luego del último estertor nacionalista de las burguesías industriales, luego del último conflicto mundial, quedó claro que el mundo era uno, que las regiones, los países y los continentes quedaban conectados y que la industria necesitaba del capital financiero internacional para sobrevivir. Ya el Estado nacional comenzó a ser un estorbo para el desplazamiento de capitales, bienes, servicios, personas y productos mundializados. Comenzó la regionalización. Y con ello el antiguo orden empezó a desestructurarse. El viejo proletariado que en su momento era la base de la pirámide social arraigada en las industrias extractivas primarias y que pasó poco a poco a formar parte de los regimientos de trabajadores industriales empezó a perder uniformidad. Las industrias secundarias y las terciarias, los servicios cada vez más sofisticados fueron absorbiendo mano de obra en una reconversión contínua de los factores de producción. Los antiguos gremios y sindicatos perdieron poder de clase direccionándose hacia reivindicaciones inmediatas de tipo salarial y ocupacional. La revolución tecnológica provocó nuevas aceleraciones en un mundo desparejo en el que vastas regiones postergadas se alejaban cada vez más de los centros de decisión. Esas regiones colonizadas, expoliadas y destinadas a ocupar sectores de abastecimiento bruto en la división internacional del trabajo, cada vez vendían más barata su producción y cada vez compraban más cara la tecnología necesaria a su desarrollo. Entre tanto, las deudas contraídas para seguir el modelo de desarrollo impuesto, seguían creciendo. Llegó el momento en que las empresas necesitaron flexibilizarse, descentralizarse, agilizarse y competir. Tanto en el mundo capitalista como en el socialista, las estructuras rígidas comenzaron a resquebrajarse al tiempo que se imponían gastos cada vez más agobiantes para mantener en crecimiento a los complejos militar-industriales. Sobreviene entonces, uno de los momentos más críticos de la historia humana. Y es allí, desde el campo socialista desde donde comienza el desarme unilateral. Solo la historia futura determinará si aquello fué un error o fué, precisamente, lo que salvó a nuestro mundo del holocausto nuclear. Toda esta secuencia es facilmente reconocible. Y así llegamos a un mundo en el que la concentración del poder financiero tiene postrada a toda industria, a todo comercio, a toda política, a todo país, a todo individuo. Comienza la etapa del sistema cerrado y en un sistema cerrado no queda otra alternativa que su desestructuración. En esta perspectiva, la desestructuración del campo socialista aparece como el preludio de la desestructuración mundial que se acelera vertiginosamente.
Este es el momento de crisis en el que estamos ubicados. Pero la crisis tiende a resolverse en diversas variantes. Por simple economía de hipótesis y, además para ejemplificar en grandes trazos, en las Cartas se esbozan dos posibilidades. Por una parte, la variante de la entropía de los sistemas cerrados y, por otra parte, la variante de la apertura de un sistema cerrado merced a la acción no natural sino intencional del ser humano. Veamos la primera matizada con un cierto pintoresquismo descriptivo.
Es altamente probable la consolidación de un imperio mundial que tenderá a homogeneizar la economía, el Derecho, las comunicaciones, los valores, la lengua, los usos y costumbres. Un imperio mundial instrumentado por el capital financiero internacional que no habrá de reparar aún en las propias poblaciones de los centros de decisión. Y en esa saturación, el tejido social seguirá su proceso de descomposición. Las organizaciones políticas y sociales, la administración del Estado, serán ocupadas por los tecnócratas al servicio de un monstruoso Paraestado que tenderá a disciplinar a las poblaciones cada vez con medidas más restrictivas a medida que la descomposición se acentúe. El pensamiento habrá perdido su capacidad abstractiva reemplazado por una forma de funcionamiento analítico y paso a paso según el modelo computacional. Se habrá perdido la noción de proceso y estructura resultando de ello simples estudios de linguística y análisis formal. La moda, el lenguaje y los estilos sociales, la música, la arquitectura, las artes plásticas y la literatura resultarán desestructuradas y, en todo caso, se verá como un gran avance la mezcla de estilos en todos los campos tal como ocurriera en otras ocasiones de la historia con los eclecticismos de la decadencia imperial. Entonces, la antigua esperanza de uniformar todo en manos de un mismo poder se desvanecerá para siempre. En este oscurecimiento de la razón, en esta fatiga de los pueblos quedará el campo libre a los fanatismos de todo signo, a la negación de la vida, al culto del suicidio, al fundamentalismo descarnado. Ya no habrá ciencia, ni grandes revoluciones del pensamiento… solo tecnología que para entonces será llamada “Ciencia”. Resurgirán los localismos, las luchas étnicas y los pueblos postergados se abalanzarán sobre los centros de decisión en un torbellino en el que las macrociudades, anteriormente hacinadas, quedarán deshabitadas. Contínuas guerras civiles sacudirán a este pobre planeta en el que no desearemos vivir.
En fin, esta es la parte del cuento que se ha repetido en numerosas civilizaciones que en un momento creyeron en su progreso indefinido. Todas esas culturas terminaron en la disolución pero, afortunadamente, cuando unas cayeron, en otros puntos se erigieron nuevos impulsos humanos y, en esa alternacia, lo viejo fué superado por lo nuevo. Está claro que en un sistema mundial cerrado, no queda lugar para el surgimiento de otra civilización sino para una larga y oscura edad media mundial.
Si lo que se plantea en las cartas en base al modelo explicado, es del todo incorrecto, no tenemos por qué preocuparnos. Si, en cambio, el proceso mecánico de las estructuras históricas lleva la dirección comentada es hora de preguntarse cómo el ser humano puede cambiar la dirección de los acontecimientos. A su vez, ¿quiénes podrían producir ese formidable cambio de dirección sino los pueblos que son, precisamente, el sujeto de la historia? ¿Habremos llegado a un estado de madurez suficiente para comprender que a partir de ahora no habrá progreso sino es de todos y para todos? Esta es la segunda hipótesis que se explora en las Cartas.
Si hace carne en los pueblos la idea de que (y es bueno repetirlo) no habrá progreso sino es de todos y para todos, entonces la lucha será clara. En el último escalón de la desestructuración, en la base social empezarán a soplar los nuevos vientos. En los barrios, en las comunidades vecinales, en los lugares de trabajo más humildes, comenzará a regenerar el tejido social. Este será, aparentemente, un fenómeno espontáneo. Se repetirá en el surgimiento de múltiples agrupaciones de base que formarán los trabajadores ya independizados de la tutela de las cúpulas sindicales. Aparecerán numerosos nucleamientos políticos, sin organización central, en lucha con las organizaciones políticas cupulares. Comenzará la discusión en cada fábrica, en cada oficina, en cada empresa. De los reclamos inmediatistas se irá cobrando conciencia hacia la situación más amplia en la que el trabajo tendrá más valor humano que el capital y en la que el riesgo del trabajo será más claro que el riesgo del capital a la hora de considerar prioridades. Facilmente se llegará a la conclusión de que la ganancia de la empresa debe reinvertirse en abrir nuevas fuentes de trabajo o derivar hacia otros sectores en los que la producción siga aumentando en lugar de derivar hacia franjas especulativas que terminan engrosando el capital fianciero, que producen el vaciamiento empresarial y que llevan a la posterior quiebra del aparato productivo. El empresario comenzará a advertir que ha sido convertido en simple empleado de la banca y que, en esta emergencia, su aliado natural es el trabajador. El fermento social comenzará a activarse nuevamente y se desatará la lucha clara y franca entre el capital especulativo, en su neto carácter de fuerza abstracta e inhumana y las fuerzas del trabajo, verdadera palanca de la transformación del mundo. Empezará a comprenderse de una vez que el progreso no depende de la deuda que se contrae con los bancos sino que los bancos deben otorgar créditos a la empresa sin cobro de intereses. Y también quedará claro que no habrá forma de descongestionar la concentración que lleva al colapso sino es mediante una redistribución de la riqueza hacia las áreas postergadas. La Democracia real, plebiscitaria y directa será una necesidad porque se querrá salir de la agonía de la no participación y de la amenaza constante del desborde popular. Los poderes serán reformados porque ya habrá perdido todo crédito y todo significado la estructura de la democracia formal dependiente del capital financiero. Sin duda, éste segundo libreto de crisis, se presentará luego de un período de incubación en el que los problemas se agudizarán. Entonces comenzará esa serie de avances y retrocesos en que cada éxito será multiplicado como efecto demostración en los lugares más remotos gracias a las comunicaciones instantáneas. Ni siquiera se tratará de la conquista de los estados nacionales sino de una situación mundial en la que se irán multiplicando estos fenómenos sociales antecesores de un cambio radical en la dirección de los acontecimientos. De este modo, en lugar de desembocar el proceso en el colapso mecánico tantas veces repetido, la voluntad de cambio y de dirección de los pueblos comenzará a recorrer el camino hacia la nación humana universal.
Es esta segunda posibilidad, es a esta alternativa a la que apuestan los humanistas de hoy. Tienen demasiada fe en el ser humano como para creer que todo terminará estupidamente. Y si bien no se sienten la vanguardia del proceso humano se disponen a acompañar ese proceso en la medida de sus fuerzas y allí donde estén posicionados.

4 feb. 2017

Extracto de la charla sobre el Yo . Sao Paulo 2/10/80

Negro:
El punto es, que es lo verdadero en mi que considero el yo?

A mi me parece terrible que si yo muero desaparezco esto que soy yo y aparezca otro: Mr. Hyde....sorpresa (risas).

Mi punto es: que es lo que efectivamente me da mi sensación de mi?

Mi cédula de identidad (risas), mi nombre... yo me llamo de ese modo, me miro en el espejo y digo: “ese soy yo”, escucho mi voz y yo me recuerdo a mi; pero si yo me olvido de mi nombre y dejo de reconocer mi cara, que es lo que me da la nocion del yo?

Me lo dan las cosas muy externas como son el aspecto y recuerdos... aquello que, no obstante el que haya cambiado desde que era pequeño hasta hoy he ido cambiando pero siempre digo que soy yo.

Cuando tenia 3 años de edad decía yo. Ahora sigo diciendo yo. Todo cambia pero soy yo.

Yo? Soy memoria, soy percepción, soy datos que han entrado por distintos aparatos, pero también soy elaboración hacia el futuro, soy registros, yo tengo un tono corporal, tengo un sistema de emociones...todo eso es lo que me da mi cierta unidad.

En algunos casos de demencia, por ej. , se pierde el registro del tono interno y de las propias sensaciones y el sujeto se siente extrañado de si mismo... como si fuera otra persona... como si se hubiera alejado de si. Es decir, son los registros que yo tengo que me dan sensación de yo.

Este yo mantiene cierta identidad que esta dada por la memoria. Son también mis sufrimientos, son mis gustos...todo eso da sensación de yo. Pero eso es muy variable.

Yo me olvido de mi mismo. Por ej.: Estoy caminando por la calle haciendo cosas y si alguien no me pregunta quien es usted, no me acuerdo quien soy yo. Cuando estoy haciendo cualquier cosa...

Hora por ej. Que estamos hablando, es posible que estemos olvidados de nosotros mismos. Si a uno le preguntan: Que esta haciendo ud.? No vamos a responder: “Estoy escuchándome”. (risas), pero no es que uno este pensando mientras escucha que esta escuchando. No. Uno no piensa: “ Yo soy Juan Perez que esta escuchándome ” Uno esta escuchando y se olvida de si mismo.

Lo mas frecuente es que uno este olvidado continuamente de si mismo... y, sin embargo, uno vive. De pronto uno cae en cuenta que va a morirse y dice: “ caray... voy a desaparecer”, y dígame, en su vida cotidiana no es lo mas normal que usted desaparezca, que usted no se sienta a si mismo, que no experimente a su yo.

Claro que hay momentos en que experimento mi yo.

Si me empujan, yo digo : ¿Que me están haciendo ? Pero yo no tengo el registro del yo en mi vida cotidiana, a menos que yo piense. Por actos de reflexión, tengo noción del yo, puedo hablar del yo, pero si no estoy totalmente olvidado...miren, traten de pensar durante medio minuto en ustedes mismos, sin olvidarse de ustedes mismos. Mientras están pensando en ustedes no vayan a pensar que a lo mejor es muy tarde y tienen que irse a comer o bien que se escucha un bocina por allá. No se distraigan de ustedes mismos durante un pequeño tiempo y van a ver como... si, se olvidan de ustedes mismos, aunque se propongan pensar en ustedes mismos.

Van, vienen, la atención fluctuá, la conciencia va de un objeto a otro y ustedes están pensando: “Yo soy yo mismo”...basta que haya un pequeño ruido para que se escapen de ustedes mismos.

Yo se que es horrible cuando uno muere perder la noción del yo, pero también debería ser horrible perder la noción del yo en la vida diaria y no lo sentimos tan horrible.

Hay algo que permanece, aunque estemos distraídos del yo. Sabemos que en cualquier momento podemos retomarlo. Tal vez cuando un ser humano muera, pierda la memoria fisiológica, pierda las grabaciones, pierda los datos sensoriales, pero también se reconozca por primera vez en lo mas autentico de si mismo...ese yo profundo al cual apela muy pocas veces en su vida.

Uno trabaja con el yo mecánico, periférico...pero ese yo profundo muy pocas veces sale. Las pocas veces en que sale es cuando uno experimenta esa fuerza y cuando uno se reconoce como tal, pero si no, siempre esta olvidado de si mismo, siempre esta alejado de si mismo...no existe el tal yo a menos que me lo pregunte. Es una combinación de factores, pero no es una cosa permanente.

Puede ser que no sea tan horrible cuando uno muere...puede ser una cosa interesante (risas).

Cuando nosotros tratamos que viva ahora el Yo interno, el Yo verdadero estamos precisamente en una buena orientación.

Tener el registro antes que la fe. Ese es el punto.

Comenzar por actos unitivos nos dicen: “por ahí”. Buen camino. Captar en el silencio si surge el registro de un yo que no sea el mecánico, sino el mas profundo. Tarea interesante.

Que otra posibilidad tenemos? Hay formas de meditación dinámica, hay otros estados especiales de conciencia en los cuales uno se puede poner, pero ya no sabe si es trance o no se que cosa, que datos tenemos para lograr eso?.

Es tan fácil acaso hallar la percepción del yo profundo?

No es tan fácil la percepción del yo profundo, pero es posible dedicarle un mínimo de tiempo para tener esa experiencia. No digamos que la tenga todos los días, no digamos que la tenga continuamente. Digamos que me bastara que tenga una experiencia, para sentirme atento o en eso porque mi problema es comprobar...

Hablando de registros... A ustedes les ha pasado, porque si, que de pronto han sentido una alegría muy fuerte? Sin ningún motivo.

Y cuando se da esta experiencia es breve, pero uno quisiera que volviera...Uno tiene el registro como que siempre ha estado con uno...algo muy intimo, muy cálido.
Veamos esto otro...distinto: voy a un lugar y tengo la sensación de que esto ya me ha pasado, la sensación de que esto ya lo he vivido. Me parece que ya he estado ahí otras veces. Existe eso. Casos de reconocimiento, doble.

Vamos al otro caso : Todos los días veo mi habitación pero en un momento miro, la veo de un modo diferente, como si la viera por vez primera, pero si esto lo he visto desde hace anos...sin embargo ahora es distinto. Que son esas cosas extrañas que suceden...reconocer por primera vez algo que he visto siempre o ver lo opuesto... algo que no he visto nunca, que se me presenta como si lo hubiera visto en otra oportunidad.

Esta otra experiencia de que no hay nada que lo justifique, nada aparente y de pronto surge un registro súbito, pleno, de expansión diríamos, respiratorio, amplio...son fenómenos muy distintos en donde el yo en todos los casos se ubica atrás del fenómeno. A ver si me explico.

En la vida corriente el yo esta olvidado.

No pienso en mi, sino que simplemente estoy percibiendo y haciendo cosas. Pero en cualquiera de estos 3 fenómenos yo tomo conciencia de mi yo, me observo a cierta distancia, me pregunto:...¿que me estará pasando?, me digo: ¿qué es esto...esto lo veo por primera vez hoy?

Bien, esta sensación extraña, no se a que se debe y en el momento en que la pienso la sensación se corre. En todos los casos, en esos 3 casos tan especiales, el yo toma distancia de si mismo, se ubica internamente y se observa frente a lo que esta ocurriendo.

Quiero decir que hay una forma de ponerse mentalmente frente a los objetos, como si uno viera de adentro los objetos o como si uno se investigara a su propio yo como mas internamente.

Nosotros decimos que hay un registro mas interno del propio yo que es el que produce todos estos fenómenos. El registro interno del propio yo, se puede captar.
Uno puede dar algunas practicas, alguna técnica para que el otro realice su experiencia, bien.

Pero esto de poner como una evidencia lo que para uno es registro....ponerlo como evidencia, esto no parece positivo. Yo se lo positivo que seria para la gente que todos tuvieran fe, supongamos en la trascendencia. Pero esto de ponerlo como dogma no va a ayudar, va a crear contradicción.

Mucho mas interesante es que la gente considere en que posición se encuentra frente a ello. Es mucho mas útil que la gente se ubique...es mucho mas útil que tratar de encajar en algo que para nosotros es evidente...pero para los demás ?

Las épocas que pasan son confusas y hay una necesidad de saber que hacer.

Hay necesidad, pero no es legitimo dar una respuesta en la medida en que no hay registro.

Ahí esta el problema. Es curioso. En todos lados estamos hablando de gente que tiene esa inquietud cabal. Prácticamente nos dicen eso mismo. Las épocas que vienen son épocas de confusión, épocas de desorden, épocas de problemas y la gente esta necesitando una respuesta y debemos darles una respuesta. Esta bien, la gente esta necesitando una respuesta...pero cuando damos una respuesta, esa respuesta para muchos se convierte en dogma y esa respuesta no es de ninguna manera el resultado de registro interno.

En ese problema estamos nosotros.

Estas son épocas que necesitan respuesta, no cabe duda. Es necesario dar respuestas.

Como va a ser esa respuesta?

Va a ser una respuesta que fácilmente se nos convierta en dogma?

O va a ser una respuesta tal que permita al otro ser humano ubicarse a encontrar él su respuesta?

Como va a ser la cosa?

Una respuesta es mas fácil...va rápido, no hay que pensar mucho. Una respuesta, y ahí esta. Es mas útil, pero no se si contribuye a la libertad del espíritu.

Ahora...desde el punto de vista de la utilidad practica y de las cosas teóricas...la gente tiene respuestas, inclusive respuestas claras, categóricas, simples...tal vez sirviera mucho para ordenar sus propias vidas...

Acá hay que elegir: ¿que sera mejor? Dar una respuesta que sirva a la gente para ordenar sus vidas, tener coherencia y demás, aunque no la piensen, aunque no lleguen por sus propios medios, aunque sean dogmas...que sera mejor...será mejor eso?

O sera mejor darles posibilidades para que vayan buscando en una dirección y sigan con zozobra, inquietud, desorientación...que sera mejor?

Sobre experiencias de sentido. Silo, 1980

Tal vez cuando un ser humano muera, pierda la memoria fisiologica, pierda las grabaciones, pierda los datos sensoriales, pero también se reconozca por primera vez en lo mas autentico de si mismo... ese yo profundo al cual apela muy pocas veces en su vida. Uno trabaja con el yo mecánico, periférico... pero ese yo profundo muy pocas veces sale. Las pocas veces en que sale es cuando uno experimenta esa fuerza y cuando uno se reconoce como tal, pero si no, siempre esta olvidado de si mismo, siempre esta alejado de si mismo... no existe el tal yo a menos que me lo pregunte. Es una combinación de factores, pero no es una cosa permanente. Puede ser que no sea tan horrible cuando uno muere... puede ser una cosa interesante (risas).

Pregunta: Siempre que muera el yo periferico, el yo mecánico... pero ahora pregunto: no sera tan interesante el Yo interno, el Yo verdadero que viva ahora y como?
Respuesta de Silo: Cuando nosotros tratamos que viva ahora estamos precisamente en una buena orientación. De tener el registro antes que la fe. Ese es el punto. Comenzar por actos unitivos nos dicen: “por ahi”. Buen camino. Captar en el silencio si surge el registro de un yo que no sea el mecánico, sino el mas profundo. Tarea interesante. Que otra posibilidad tenemos? Hay formas de meditación dinámica, hay otros estados especiales de conciencia en los cuales uno se puede poner, pero ya no sabe si es trance o no se que cosa, que datos tenemos para lograr eso? Es tan fácil acaso hallar la percepción del yo profundo? No es tan fácil la percepción del yo profundo, pero es posible dedicarle un mínimo de tiempo para tener esa experiencia. No digamos que la tenga todos los días, no digamos que la tenga continuamente. Digamos que me bastara que tenga una experiencia, para sentirme atento o en eso porque mi problema es comprobar... si las cosas funcionan o no funcionan. Entonces bastara con que tenga una experiencia de ese tipo pero que lo voy a destinar un poco de tiempo. Bueno... le voy a destinar un poco de tiempo al trabajo con el silencio, por ej. conocen uds. esa tecnica? Hablando de registros... A ustedes les ha pasado, porque si, que de pronto han sentido una alegria muy fuerte? Sin ningun motivo. Y como es la sensación?

Respuesta: de libertad total

Mario: De libertad... uno va de pronto por una calle, suelto... aparentemente no hay ningún motivo. Es parecida es sensación a cuando algo me gusta y me sale bien? O es diferente?

Respuesta: es un poco distinta

Mario: y en que se diferencia? (risas)
Respuesta: En cuanto me sale bien el resultado de alguna cosa, me gusta. En este caso no es resultado aparentemente de nada. Es como si esto siempre estuvo conmigo. Mario: Y cuando se da esta experiencia es breve, pero uno quisiera que volviera... Uno tiene el registro como que siempre ha estado con uno... algo muy intimo, muy cálido. Veamos esto otro... distinto: voy a un lugar y tengo la sensación de que esto ya me ha pasado, la sensación de que esto ya lo he vivido. Me parece que ya he estado ahi otras veces. Existe eso. Casos de reconocimiento, doble. Vamos al otro caso: Todos los días veo mi habitación pero en un momento miro, la veo de un modo diferente, como si la viera por vez primera, pero si esto lo he visto desde hace años... sin embargo ahora es distinto. Que son esas cosas extrañas que sucede... reconocer por primera vez algo que he visto siempre o ver lo opuesto... algo que no he visto nunca, que se me presenta como si lo hubiera visto en otra oportunidad. Esta otra experiencia de que no hay nada que lo justifique, nada aparente y de pronto surge un registro subito, pleno, de expansion diríamos, respiratorio, amplio... son fenómenos muy distintos en donde el yo en todos los casos se ubica atrás del fenomeno. A ver si me explico. En la vida corriente el yo esta olvidado. No pienso en mi, sino que simplemente estoy percibiendo y haciendo cosas. Pero en cualquiera de estos 3 fenómenos yo tomo conciencia de mi yo, me observo a cierta distancia, me pregunto:... ¿que me estará pasando?, me digo: ¿qué es esto... esto lo veo por primera vez hoy?
Bien, esta sensación extraña, no se a que se debe y en el momento en que la pienso la sensación se corre. En todos los casos, en esos 3 casos tan especiales, el yo toma distancia de si mismo, se ubica internamente y se observa frente a lo que esta ocurriendo. Quiero decir que hay una forma de ponerse mentalmente frente a los objetos, como si uno viera de adentro los objetos o como si uno se investigara a su propio yo como mas internamente. Nosotros decimos que hay un registro mas interno del propio yo que es el que produce todos estos fenómenos.

19 ene. 2017

La Corriente creciente de la Vida. Notas de una experiencia personal

Tomado de: 
Isabelle Montané
isamontane@gmail.com
Parcs d’Étude et de Réflexion La Belle Idée, Noviembre 2015.
Tradiction Mars 2016, Ramiro Cedeño
ramirocedenoc@gmail.com

«Siento el movimiento-forma en mí y alrededor mío. Lo siento viviente, en movimiento, su forma cambia frecuentemente en una seguidilla de actos y procesos. Todo en la Tierra influye y crea el movimiento-forma: el gas, los minerales, vegetales, animales, humanos… todo está incluido y viviente todo influye, nada puede pararlo o modificarlo, ni en la Tierra ni en los mundos infinitos…y nada podrá parar su crecimiento…
Entiendo que el movimiento-forma ES; es la «correntada creciente de la vida». La Vida crece en un movimiento perpetuo en el que todo y todos estamos incluidos…No sin sufrir ni herirse o herir a otros…nada ni nadie podrá impedir el pasaje de la Corriente creciente de la Vida…
Es por resta razón que existen los Principios…estos SON LEYES: leyes de Vida, de Luz, de Evolución…aplicándoles perfectamente, nos convertimos en una fuerza de la Naturaleza, nos convertimos en Vida, entramos en la correntada irreprimible y creciente de la Vida…y nada podrá ya detenernos!

La corriente creciente de la vida es siempre justa. Ella es la mejor respuesta posible a la vida actual. Es la consecuencia fatal de los precedentes encadenamientos. No hay la moral del bien y del mal en ese incesante flujo de movimientos y formas que se encadenan. Lo siguiente es siempre la única consecuencia posible de lo precedente. Todo es mejor en las presentes circunstancias. En esto nunca hay nada personal.
Entonces, cuando sufro por algo que me pasa y que rechazo, o que simplemente deseo que sea de otra manera, estoy rechazando la corriente creciente de la vida. Lo que pasa es que estoy en ese momento tratando de doblegarla de una forma que me convenga mejor. Lo que estoy tratando de hacer en ese momento es exigir a la vida que sea diferente de lo que ella ES. Pero eso no es posible.
Lo que Es, es lo mejor de la Vida. Nada más.

Además;
¿Quien soy yo para creer que puedo parar la Corriente creciente de la Vida?
¿Quien soy yo para permitirme creer que podría invertirla?

Rechazar lo que me pasa sería como querer parar la circulación de una autopista poniéndome delante de los autos agitando las manos, por supuesto que no pararía nada, a lo mejor podría herirme o morir…
Tal vez lograría provocar un accidente…en el cual otras personas resultarían heridas o muertas…un accidente cuyas consecuencias serían dolorosas (y desconocidas para mí) para la vida de los seres queridos involucrados…
En todo caso el socoro de emergencia hubiese llegado rápidamente, todo hubiese sido despejado rápidamente y de todas formas no hubiese parado el flujo de la autopista con el pretexto que hubiese querido que todo fuese de otra manera!

Mis sufrimientos no son otra cosa que las tentativas de detener la Corriente creciente de la Vida, en lugar de acompañarla…cada uno de mis sufrimientos indican que ahí traté de detener la vida y no que la vida me hizo algo para hacerme sufrir. 
Cada sufrimiento me indica que traté de detener la Vida…« tratando de agitar mis manos »…

¡En el fondo, no quiero detener la Vida! …

Quiero aprender a zambullirme con cuerpo y alma… quiero entenderla y amarla tal como ES sin importarme lo que Ella me proponga…
¡Quiero ser la Vida… quiero ser la Vida en plena conciencia!
Quiero sumergirme en ella tal como se bucea en un río que corre destellando infinitos reflejos de luz, que serpentea y atraviesa mil paisajes antes de arrojarse al Mar. Quiero parar de sufrir y no ser aquella que trata de impedir o desviar su curso hacia el Mar.

Quiero vivir los Principios, quiero ser los Principios…
Pido para ser incluida en la Corriente de la Vida, en cada día, en cada hora, en total conciencia, en plena Vida, en plena Aalegría.»
-----------------------------------------------------------------------------
Tomo nota de esta experiencia.
Y al mismo tiempo entiendo que la superación del sufrimiento es lo único de lo cual debo ocuparme…es lo único por hacer para que mi vida y mi Ascesis crezcan.
Súbitamente el sentido de la vida se me hace más que evidente…nada es más urgente, ni útil, ni más importante…que «aprender a superar el dolor y el sufrimiento en uno mismo, en los demás y en la sociedad humana. Y aprender a resistir la violencia que hay en mí y fuera de mí.»*

------------
* El Mensaje de Silo - El Camino - Ulrica Editiones, Rosario, 2007. p.143 et 144.

Sobre el Ser

 
"En este breve relato de experiencias, intento describir, a partir de mis propias vivencias, dos ubicaciones del yo y sus consecuencias en el plano medio. En la primera, la atención se encuentra en el nivel de vigilia normal, el yo ocupa todo el espacio, es el centro, a ese lugar lo llamo “El hacer” y que correspondería, a mi parecer, al “no ser” de algunas corrientes religiosas o filosóficas. En la otra me emplazo en un nivel atencional más alto; la intención es de ir hacia un espacio más profundo donde el yo se corre y al que llamo “El ser” ( y que pudiera corresponder a la conciencia inspirada ). “El hacer” es mi emplazamiento natural, es mi forma de estar en el mundo, así me reconozco. Sin embargo, algunas veces he experimentado “El ser” y esto ha cambiado completamente las creencias sobre mí misma, sobre el mundo, sobre lo que es realmente la vida y la posibilidad de la trascendencia. Estas notas son una manera de ordenar, comprender e integrar estas experiencias."

10 dic. 2016

El método místico

Extractado de: Centro de Estudio, Parques de Estudio y Reflexión Punta de Vacas
APORTE SOBRE TRABAJOS DE ESCUELA: ASCESIS Y CÁMARA DE SILENCIO.
Federico Palumbo (fedepalu2@gmail.com)
Abril 2014

 Lo psicológico o científico por sus características pretenden objetivar la experiencia, sacarla de lo subjetivo y ponerla en un sistema teórico (método científico) en línea con el pensamiento de la época.

Nosotros preferimos un método místico que nos indica el camino a la experiencia y se preocupa de construir procedimientos. No son dos formas que necesariamente se oponen, pero tienen sus diferencias.

Definiendo un poco más el método místico, este es algo que da prioridad a la experiencia y no intenta armar un sistema teórico, sino que esta en directa relación con el logro de experiencias.

Este método místico toma, de acuerdo a la situación, tanto de la filosofía, sicología y ciencia para describir sus procedimientos. La sicología, hija de esta época, tiene que mantener el lenguaje que le corresponde, por lo que no puede desarrollar teorías sobre experiencias subjetivas sobre las cuales no hay una base común de registros y un esquema teórico coherente con la ciencia actual. De esto resulta que lo presentado en la Mirada Interna, en términos de prosa poética y experiencia personal, no se puede presentar tan fácilmente en términos sicológicos hasta que no  haya  un  encuadre  teórico  admisible  para  los  paradigmas  científicos.  Entonces  esta  limitación  que encontramos en el último párrafo de Sicología 4 ("nada se puede decir de ese vacío") hay que  entenderla  como  una  limitación  del  lenguaje  sicológico.  Al  revés,  en  la  Mirada  Interna  y  en  mucha literatura poética y mística, hay notables desarrollos sobre lo trascendental, desarrollos  que se dan fuera del enmarque de la sicología actual.

El  contacto  con  lo  Profundo  no  se  puede  medir  en  términos  precisos,  así  como  no  se  puede  medir  el  amor.  Pero  no  quita  que  estas  sean  "realidades"  que  se  puedan  experimentar  claramente. Ahí aparecen estructuras y dinámicas trascendentes muy claras, con una "lógica"  precisa,  que  configuran  el  gran  mecanismo  del  universo.  Hay  un  plan  regido  por  leyes  universales muy precisas, y solo hay formas provisorias e indirectas para referirse a esto.

                                                                                            
A la mística le interesa la trascendencia como algo que se pueda alcanzar ahora, en el transcurso de esta vida, no en otra. La mística se preocupa de los procedimientos para la trasmisión de unos a otros de las experiencias fundamentales. En la mística no hay límites. De maestros a discípulos  se busca, no solo replicar las experiencias, sino avances. Como decía Leonardo Da Vinci "Raro es  aquel discípulo que no avanza  [supera]  su maestro".  Vemos  ahora  algunos  pilares  de  la  experiencia  mística.

"Vacío", "Doble", "Centro Luminoso" y "Conciencia Separada".

Hay  4  experiencias  que  hemos  llamado:  "Vacío",  "Doble",  "Centro  Luminoso"  y  "Conciencia  Separada", estas constituyen un claro recorrido que se ha develado en el trabajo en Cámara de  Silencio.  La  experiencia  de  lo  profundo  es  una  experiencia  circular  que  es  a  su  vez  finita  e  infinita, a veces representada como Ciudad Escondida.

Son 4 puntos que reconocimos entre varias personas. No son verdades en si, cada punto es una descripción de distintas experiencias y registros que agrupamos con una palabrajconcepto. Cada punto admite extensión y profundidad.

Estas son mis descripciones:

El Vació: Va de la quietud del trance (lo que J. Lilly llama "Punto Cero") a una experiencia de  nirvana en una insondable vacuidad absoluta.5

El  Doble:  Va  de  fenómenos  energéticos luminosos  totalizadores  y  extremamente  intensos,  difundidos  o experimentando  el  cuerpo  como  sillar,  hasta  experiencias  de  desdoblamiento  parcial o total, visión desde afuera y proyecciones.

El  Centro  Luminoso:  Va  desde  el  registro  de  un  punto  concentrado,  a  veces  localizado  en  la  cabeza o entre los ojos. Hasta el Centro donde está todo, lleno de significados, es una profunda experiencia  de  Reconocimiento.  A  veces  es  un  punto  adimensional  que  concentra  todo,  ya  desligado de los registros del cuerpo. Es un fenómeno conciente, la más alta manifestación de lo  divino.

El Centro Luminoso es como una causa-resultado entre el Vacío y los fenómenos energéticos estructurados que llamamos Doble. Al Centro Luminoso se lo podría ver como el Tao en relación al Yin vacío y al Yang energía. El Centro Luminoso tiene vida propia y de ahí surgen los registros  de  Conciencia  Separada.  Tanto  los  registros  del  Centro  Luminoso  como  los  de  Conciencia  Separada se develan por un trabajo indirecto.

Conciencia Separada: Desde el Centro Luminoso aparece un registro consciente, desde afuera. Es como si hubiera otra conciencia mayor en que uno participa.

Respecto al Propósito y los restos:

¿Cómo organizar las cosas de modo que los registros se estructuren adecuadamente, que los restos caigan en un campo, como atraídos por un imán?
Tengo que ir a la experiencia con una red, con un Propósito catalizador, para que los registros tengan esta dirección.

No  es  lo  mismo  revivir  la  experiencia  sacándola  de  la  memoria  (evocación)  que  volver  a  producir los registros y que se estructuren de un modo nuevo.

Toda experiencia trascendente tiene que cobrar vida en lo cotidiano: un creciente sentimiento religioso tiene que acompañar estos procesos. El sentimiento religioso, a su vez, es la puerta a la certeza de la trascendencia.

En este trabajo vale lo dicho en la Mirada Interna de 1973 " El doble puede consolidarse por su actividad unitiva o al recibir la Fuerza directamente desde el centro luminoso."
--------------------------------
                                                      
5 Estos son los pasos para llegar al "Punto Cero" con que trabajé en Cámara de Silencio:
No  hacer  nada,  quedarse  inmóvil,  perder  el  cuerpo,  atender  a  un  respiración  honda  y  constante  que  entre  en  sintonía con una apertura poética, luego dejarse ir a la borrachera y soltar la respiración. Soltar todo, dejarse ir  confiando en el Propósito. A los principiantes les sirven por lo menos 40 minutos para entrar en el trance, entonces  las  sesiones  tienen  que  ser  de1  hora.  Con  el  subseguirse  de  las  sesiones  se  va  mas  rápido  y  mas  fácil  y  mas  profundo. Ojo a las expectativas, siempre entrar con mucha humildad y no ir de cráneo... dejarse ir